Nacionales

 

COCA (Vicariato Apostólico de Aguarico).- A las 11 de la mañana, de hoy viernes 6 de octubre, Mons. José Adalberto Jiménez Mendoza, fue ordenado Obispo para el Vicariato Apostólico de Aguarico. El acto se llevó a cabo en el Coliseo Fray Mariano de Ázqueta, de la Unidad Educativa Padre Miguel Gamboa, de Francisco de Orellana.

Después de la ordenación, Mons. Jiménez tomó posesión en la Catedral del Coca y compartió un almuerzo en la Casa de Cursos del Vicariato.

Mons. Lorenzo Voltolini, Arzobispo de Portoviejo, fue uno de los obispos ordenantes. También desde su parroquia de origen (San plácido) varios feligreses acompañaron a su coterráneo y amigo en tan importante momento.

 

Escudo Episcopal

 

 

Este escudo está enmarcado dentro de la continuidad de una misión, que comenzó como Iglesia de Aguarico el siglo pasado. Allí emerge la vida y fue el lugar donde el Primer Vicario Apostólico, Monseñor Alejandro Labaka dejó estampado en su lema: “semillas del verbo”. Monseñor Jesús Esteban Sádaba quiso que estas semillas se desarrollen y escribió en su lema: “ Para que las Iglesias crezcan” y, en mi caso, como tercer Vicario de Aguarico quiero que estas semillas del verbo que han brotado y crecido en las diversas culturas amazónicas tengan vida abundante, de allí que el lema de mi escudo es: “Para que todos tengan vida”.

 

LEMA: “PARA QUE TODOS TENGAN VIDA”

Con esta frase invitamos a promover la vida en todas las expresiones multiculturales de los pueblos indígenas, habitantes milenarios de la selva y dueños de ella. Se nos invita a promover y defender la vida de todos los pueblos que habitan el Vicariato, tanto de los nativos como los venidos de afuera: indígenas, negros, mestizos, blancos, pero de una manera especial estamos llamados a cuidar y defender la vida de los pueblos ancestrales, dueños de la selva, por quienes derramaron su sangre nuestro hermanos misioneros Alejandro Labaka e Inés Arango. Así mismo estamos invitados todos a cuidar la vida de la selva amazónica, con su flora y fauna propias, que es un canto a Dios, creador de todo y que tantas veces se la destruye mediante la tala indiscriminada de los bosques y de la contaminación por la explotación del petróleo. Estamos llamados a denunciar a quienes destruyen la vida y a anunciar la vida desde Jesucristo, quien quiere la vida para todos y nos dice hoy a nuestra Iglesia de Aguarico: “Quiero que tengan vida y la tengan en abundancia”.

 

PARTES DEL ESCUDO

Río, selva, barcas, chozas: El río es parte importante de la vida del Vicariato. En él están las canoas, listas para salir a la misión hacia las comunidades tanto de la ribera como al interior de la selva. Ceibo y montañas: El ceibo, propio de mi provincia de Origen, Manabí, y las montañas de San Plácido, son una llamada a la vida. El ceibo atrae las lluvias; es el árbol gigante, la samona de figura mágica y color verde, con tronco y ramas fosforescentes que parecen los brazos y manos de un gigante. En él viven algunos animales y anidan muchas aves. Cicame: Es el sol que fecunda y da vida a la selva y a las diversas culturas que emergen en estas tierras. Cruz de San Damián y abrazo franciscano: Recogen mi identidad de hermano menor capuchino. Cruz roja que se convierte en lanza y en herencia de la vocación martirial de nuestra Iglesia, recibida de Alejandro e Inés. Borlas: Las borlas que rodean el escudo, se han convertido en personas de diversos colores, expresando así el arcoíris de la riqueza multicultural que tiene nuestro vicariato y a quienes somos enviados a llevar la Buena Nueva de Jesucristo.

 

Biografía

 

 

José Adalberto Jiménez Mendoza, O.F.M. Cap., nació en la Parroquia San Plácido, Cantón Portoviejo, Provincia de Manabí, el 23 de junio de 1969.

Realizó sus estudios de Filosofía y Teología en Cuenca, desde 1990 a 1997, consiguiendo la licenciatura en Teología por la Universidad del Azuay.

Emitió su primera profesión religiosa el 15 de agosto de 1990 y, el 14 de agosto de 1996 hizo la profesión perpetua como Religioso Capuchino.

Fue ordenado sacerdote el 16 de mayo de 1997, para la Arquidiócesis de Portoviejo.

Entre 2012 y 2014, obtuvo los títulos de Magister en: "Terapia Familiar y de Pareja para Profesionales de la salud", por la Universidad Complutense de Madrid; Especialista en "Terapia Humanista, centrada en la Persona", por el Instituto "Laureano Cuesta", de Madrid. También realizó estudios de "Discernimiento Vocacional y Acompañamiento Espiritual", con los Padres Jesuitas, en Salamanca, España.

A lo largo de su ministerio sacerdotal, el Reverendo P. José Adalberto Jiménez Mendoza, O.F.M. Cap., ha desempeñado los siguientes cargos pastorales:

  • 1997 - 2000: Vice-maestro del Estudiantado Capuchino de Filosofía y Teología, y coadjutor de la Parroquia "María Reina de la Paz" (Cuenca).
  • 2000 - 2003: Superior de la Fraternidad Capuchina de Ibarra. Director del Postulantado Capuchino. Coordinador del Colegio "San Francisco". Director de la Fundación Nuestros Hijos (Ibarra).
  • 2003 - 2005: Maestro de los Novicios Capuchinos (Portoviejo). Coordinador de la Fundación y Albergue "Padre Matías Mujica", para acoger y atender a enfermos de cáncer.
  • 2005 - 2008: Ministro Vice-Provincial de los Hermanos Capuchinos en Ecuador. Presidente de la Conferencia Capuchina Andina (CCA)
  • 2008 - 2011: Ministro Vice-Provincial de los Hermanos Capuchinos en Ecuador.
  • 2010 - 2011: Presidente de la Familia Franciscana del Ecuador.
  • 2014 - 2017: Ministro Vice-Provincial de los Hermanos Capuchinos en Ecuador. Miembro de la Junta Directiva de la CER y Miembro de la Junta Directiva de la Familia Franciscana en el Ecuador.

Información Contacto

  • Av. América N24-59 y Av. La Gasca
  • Teléfono: (593) 22558912 ext 100 o 101
    Fax: (593) 22501429
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  
  •  
 

Boletín Eclesial

Noticias CEE

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.